< Volver

De soñar con ser futbolista a crear El Ganso

Clemente Cebrián, uno de los fundadores de El Ganso, participó como ponente en El País con tu futuro y recordó los inicios de la marca.

“De mayor quiero ser…. futbolista”. Ese es el sueño y la respuesta de muchos niños cuando les preguntan qué quieren ser de mayores. Uno de los que aspiraba de pequeño a serlo era Clemente Cebrián, fundador de El Ganso. Sin embargo, aunque a día de hoy no ha ganado el Balón de Oro, sí que ha conseguido premios por la marca que creó con su hermano Álvaro. 

Clemente Cebrián, exalumno de CUNEF, fue uno de los ponentes de ‘El País con tu futuro’, un evento organizado por el diario generalista al que asistieron 3.600 alumnos de Bachiller para clarificar dudas sobre la carrera que estudiarán. Así, Cebrián se subió al escenario del Palacio Municipal de Congresos de Madrid para recordar los inicios de la marca que ahora tiene más de 160 tiendas en varios países y cuenta con más de 700 empleados. 

“Creamos El Ganso en 2004 y la idea surgió un verano que pasamos en Inglaterra trabajando de camareros y haciendo camas en hoteles. Vimos que allí la gente llevaba un tipo de ropa que aquí en España no había”, recordó Cebrián. Después de aquel viaje visitaron fábricas de ropa en España para materializar su sueño. “Compramos cientos de metros de tela de cuadros e hicimos unas camisas que al lavarlas se borraba el dibujo”, añadió entre risas.

Tras cambiar de proveedor, comenzaron a vender las prendas en tiendas multimarca. “Iban nuestra madre, tíos y más amigos para generar atracción de marca. Así que cuando llamábamos a las tiendas para ver qué tal iban las ventas nos decían que muy bien”, explicó y recordó la historia de que la primera vez que vio a un señor con una bolsa de El Ganso por la calle tuvo un accidente con la moto de la emoción. “Era ver que alguien había comprado algo que tu habías creado, algo que antes no existía y ahora lo compraban”, indicó. 

“Nosotros teníamos un camino bastante marcado y cuando terminé la carrera, trabajé para terceros. Pero nos dimos cuenta de que nuestro camino no era ese y que queríamos montar algo. Cuando contamos la idea de emprender, en nuestra casa chocó mucho, pero queríamos sentirnos satisfechos y llenos por hacer algo diferente”, explicó y animó a los asistentes a que pensaran la meta que querían alcanzar: “Pensad dónde queréis llegar y después pensad qué tenéis que hacer para conseguirlo”. 

26 Diciembre 2018

AGENDA