Las cuatro funciones clave de un controller financiero

En los últimos años, el controller financiero se ha convertido en una figura clave dentro de las compañías de todos los sectores de actividad.

En los últimos años las empresas están desarrollado mucho las funciones de control de gestión dentro de los departamentos financieros con el objetivo de gestionar los costes y controlar la rentabilidad empresarial con un alto nivel de detalle. También es muy importante el apoyo a la toma de decisiones que esta área desempeña. Para realizar esta función el volumen de datos que gestionan estos departamentos es de cada vez mayor y su tratamiento tiene una creciente complejidad. De ahí que la figura de los controller financieros o controller de gestión esté adquiriendo progresivamente una importancia creciente dentro de las funciones financieras.  Pero ¿de qué se ocupan los controllers?

Los controllers son los encargados de diseñar y supervisar el sistema de gestión de gestión empresarial, es decir, de capitanear un complejo sistema de información que por un lado analiza el pasado, pero que también permite gestionar mejor el presente (mediante el apoyo a la toma de decisiones) y a anticipar y prepararse para el futuro. Para llevar a cabo estas labores, los controllers financieros realizan estas cuatro funciones básicas:

  1. Elaborar el presupuesto anual, el plan estratégico de la compañía, y cualquier otro ejercicio de planificación financiera ad-hoc que la empresa quiera desarrollar. La elaboración de estos planes financieros requiere una adecuada y en muchos casos compleja coordinación de las distintas áreas de la empresa involucradas en el proceso.
  2. Elaborar los reporting periódicos (normalmente mensuales, trimestrales y anuales, pero que para ciertas variables puede tener ciclos de reporting más cortos, semanas o diarios). Los reporting periódicos producidos por el área se acaban convirtiendo en los documentos básicos que informan sobre la consecución de los objetivos. Estos informes están basados en los indicadores clave en la gestión de la compañía, en cuyo diseño y desarrollo normalmente el controller también participa activamente. El controller también analizará periódicamente las posibles desviaciones presupuestarias y colaborará en la propuesta y seguimiento de acciones de mejora.
  3. Diseñar y evolucionar las distintas herramientas de información y de control de gestión de la empresa que permiten soportar una correcta toma de decisiones. El apoyo a la toma de decisiones soportada desde el área es muy amplio, abarcando desde analizar las decisiones estratégicas de la compañía, pasando por el lanzamiento de nuevos productos o servicios, el análisis de nuevas inversiones, o soportar decisiones clave en muchos negocios como producir internamente o subcontratar.
  4. Por último, el controller cada vez tiene una mayor importancia en funciones que le son afines como en el análisis del entorno competitivo y en la identificación de tendencias en el sector, en el control de riesgos y gestión de posibles crisis en la empresa, o cada vez es más común que se pueda ver involucrado en los procesos de “due diligence” de cualquier operación M&A en el que la empresa se vea inmersa.

Artículo escrito por Juan Domínguez, doctor en Ciencias Empresariales y coordinador académico del Programa Ejecutivo en Control de Gestión de CUNEF

Deja un comentario