Criptoactivos, bancos centrales y entidades financieras

El salón de actos de CUNEF acogió la tercera edición de Banking Lab en la que participaron Santiago Carbó, director del Departamento de Economía de CUNEF; Santiago Fernandez de Lis, responsable de Regulación de BBVA; Javier Sebastián, del departamento de Regulación de BBVA; y Andrei Kirilenko, profesor de la Universidad de Cambridge y del Centre for Economic Policy Research (CEPR).

El desarrollo de los criptoactivos, los desafíos ligados tanto a su capacidad de crecimiento como a su uso por parte de los consumidores, y la posibilidad de que los bancos centrales emitan sus propias monedas digitales protagonizaron la tercera edición del Banking Lab celebrada en CUNEF.

Santiago Carbó, director del Departamento de Economía de CUNEF; Santiago Fernandez de Lis, responsable de Regulación de BBVA; Javier Sebastián, del departamento de Regulación de BBVA; y Andrei Kirilenko, profesor de la Universidad de Cambridge y del Centre for Economic Policy Research (CEPR) abordaron la situación actual en que se encuentran las criptomonedas y arrojaron luz acerca del papel que podrían llegar a asumir en la economía del futuro.

En la actualidad, muchos de los emisores de criptomonedas valoran respaldarlas o ligarlas a activos estables, como el dólar o el euro, buscando solucionar los problemas de volatilidad que presentan estos activos. Además, la posibilidad de que las criptomonedas se conviertan en un medio de pago que compita con los existentes, como es el caso del efectivo, es una de las razones detrás del debate actual sobre la conveniencia de que se emitan monedas digitales oficiales.

No obstante, una de las conclusiones de la jornada fue que la complejidad técnica y los riesgos regulatorios, tanto de protección del consumidor como sobre la estabilidad financiera, recomiendan un análisis más profundo. Muchos de los problemas que se interponen en el camino de la adopción y la confianza en esta clase de activos pueden abordarse desde el ámbito regulatorio.

La tecnología de registro distribuido detrás de las criptomonedas ofrece un enorme potencial de mejora en los pagos digitales. Aunque también es necesario demostrar su mayor eficiencia con respecto a los procesos de pagos actuales, coincidieron los expertos.

Deja un comentario